lunes, 28 de febrero de 2011

Sigue el debate libio

Primero tengo que dar las gracias a Luis, Jorge y a Diego que también se ha unido al debate sobre la intervención o no en Libia. La verdad es que estos debates son muy buenos y creo que caracterizan muy bien el grado de exigencia que tienen muchos liberales españoles. No es por presumir, pero en pocas corrientes ideológicas se producen debates como los que tienen los liberales.

Intentaré ir por partes, la primera es la que compete a Luis cuando habla del ejército. Es cierto que lo pagamos entre todos y también hace un buen análisis poniendo un ejemplo libertario, es decir, en el que un grupo de individuos libremente pidiera ayuda a otro. Ahora bien, como comenta Jorge el sistema está viciado en su origen. Entonces, podemos por un lado legitimarlo mediante su uso o intentar revocarlo. Cuidado como alguna vez comentó Albert Esplugas, no podemos irnos a vivir a una cueva como un ermitaño o como el probe Migué.

Por tanto, habría que caminar hacia el control de nuestros políticos, sobre todo en España donde se ha generado una casta política independiente del resto de la sociedad y donde nosotros como buenos esclavos vamos cada cuatro años a meter un papel en una urna para saber quién será nuestro amo/tirano durante cuatro años.

Siguiendo con la intervención de Libia, en este caso el orden espontáneo ha vuelto a ser más rápido y eficiente que la hipertrofia burocrática, ya que mientras que la ONU, nido de tiranos, ladrones y liberticidas, están todavía reuniéndose a nuestra costa para ver qué hacen con los libios, los propios libios están a punto de colgar al dictador, eso sí que es justicia, un poco dura, pero sinceramente si cuelgan a este tirano sólo podemos pedir que Dios se apiade de su alma porque creo que es el único que puede perdonarlo.

El horizonte que se abre cuando Gadafi caiga puede ser muy bueno si los libios sigue autoorganizándose y hasta donde yo sé Libia está bastante dividida en tribus o clanes y lo que dejaría abierto es un Estado fallido ya que Gadafi era el Estado, poco más. ¿Cuál puede ser el siguiente problema de los libios? Pues que la ONU como siempre tarde y mal llegue con sus tanques y soldados a imponer la libertad y la democracia, irónico ¿no?

Éste es el problema que se plantea ahora, ya os digo que a Gadafi le quedan dos telediarios, en principio. A lo que sí que me opondría totalmente es a intervenir ahora, ya es demasiado tarde. Como dice Jorge, ¿es necesario que se imponga una democracia? Porque, ¿cuánto tardaron los países occidentales en abrazar el sistema democrático? ¿y en España?

Como siempre, lo importante es que los libios como los egipcios y demás árabes que están en medio de las revoluciones es que los regímenes que surjan respeten más la libertad que los anteriores. Además, ¿quieren los países occidentales ayudar? Pues nada, podemos ir tirando aranceles, eliminando subvenciones a los agricultores europeos, empezando por los franceses y podemos comerciar con todos estos nuevos países.

Por último, ya conocéis a Luis y Jorge, grandes bloggers y autores liberales, así que os recomiendo no sólo leer la entrada de Diego si no todo lo que escriben en su blog.

Enlaces relacionados:

4 comentarios:

Luis I. Gómez dijo...

"Por tanto, habría que caminar hacia el control de nuestros políticos, sobre todo en España donde se ha generado una casta política independiente del resto de la sociedad y donde nosotros como buenos esclavos vamos cada cuatro años a meter un papel en una urna para saber quién será nuestro amo/tirano durante cuatro años."

Mejor explicado imposible. Es lo que nos une lo que nos puede hacer fuertes.

Israelem dijo...

Gracias Luis, hay que seguir en la lucha diaria.

Un saludo.

Jose Soldado Serrano dijo...

Me parece una entrada excelente. Estoy de acuerdo y me sorprende para bien que aún haya pueblos capaces de armarse y derrotar a sus tiranos.

Un saludo.

Israelem dijo...

Gracias Pepe, la verdad es que esta entrada ha gustado mucho, lo cual me alegra.

Un saludo.